Nathaniel Petgrave, de 22 años fue detenido el miércoles por la noche, como presunto responsable de la muerte de tres hombres que vivían en las calles de una ciudad del sur de Florida.

El joven confesó que tenía como objetivo asesinar a cinco homeless, de acuerdo a medios locales.

El jefe de policía de Fort Lauderdale, Rick Maglione, anunció la detención de Petgrave, quien también vivía en la calle, y había tenido varios encuentros con la policía antes y durante la serie de crímenes que aterrorizaron a los desamparados de la urbe.

Según el diario Sun Sentinel, Maglione subrayó que de acuerdo al FBI (Buró Federal de Investigación), cuando una persona comete entre dos y 30 asesinatos se considera un asesino serial.

Los habitantes de la calle de Fort Lauderdale han respirado aliviados por la captura del presunto asesino de Larry Scott, John Jackson y Derick Westley Tucker, de acuerdo al canal local de la cadena CBS.

El pasado 20 de octubre, dos hombres que dormían en una gasolinera abandonada fueron atacados a tiros.

Al otro día, otro homeless falleció tras un disparo en la cabeza frente a un supermercado.

Gracias a un testigo que vio la grabación de las cámaras de seguridad de exteriores, la policía pudo tener pistas sobre el asesino serial.

Pero el 27 de octubre, sobre el cuerpo de un desamparado que fue hallado muerto en un depósito había escrito con sangre: “4 STOP WAIT TIME” (4 y empieza la cuenta regresiva), esto sucedió antes de que Petgrave fuera detenido.

Cuando se interrogó a Petgrave por qué había escrito el número cuatro, el hombre dijo que pensaba que había matado a cuatro personas, pues no sabía que una de las víctimas había sobrevivido, reportó CBS.

En el mes de septiembre se le confiscó a Petgrave un arma de fuego con la que estaba disparando a una diana pero se la devolvió pocos días más tarde porque comprobó que tenía permiso para portar armas, pues según la prensa el joven solía trabajar como guardia de seguridad.

El arma no ha sido encontrada, pero los casquillos fueron hallados en los lugares de los crímenes, y coinciden con el tipo de arma confiscada, según CBS.

(Con información de Diario Las Américas)