El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría estar a punto de bloquear el acuerdo que permitiría a los peloteros cubanos unirse a las Grandes Ligas de Béisbol en Estados Unidos (MLB) sin tener que desertar, según un funcionario de la Casa Blanca citado por El Nuevo Herald.

La administración Trump pretende revertir la decisión de Obama de dejar fuera a la Federación Cubana de Béisbol entre las organizaciones vinculadas al gobierno cubano cancelando así el acuerdo de la MLB.

El senador republicano de Florida Marco Rubio, quien prometió luchar contra el acuerdo entre la MLB y la Federación Cubana de Béisbol, ha estado presionando al Departamento de Estado para que revise la decisión del 2016. Rubio personalmente le pidió al Secretario de Estado, Mike Pompeo, que dictamine que el gobierno cubano controla la liga de béisbol de la isla y, por lo tanto, suspenda el trato.

La MLB se basó en la decisión de la administración Obama de que la Federación Cubana es una entidad independiente del gobierno de la isla dando paso en el 2016 a que la MLB obtuviera una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro para llegar a un acuerdo con la Federación Cubana de Béisbol.

El gobierno de Trump quien no ha dado una respuesta oficial aún ha dicho que el acuerdo “institucionalizaría un sistema mediante el cual un organismo cubano se aprovecha de los salarios de atletas que trabajan arduamente y que simplemente buscan vivir y competir en una sociedad libre”.

La MLB por su parte asegura que ha estado en contacto regular con la administración de Trump durante los meses de negociaciones, incluso que altos funcionarios de la Casa Blanca y el Departamento de Estado apoyaban el acuerdo.