Políticos y congresistas cubanoamericanos calificaron como insuficientes las medidas de la administración Trump que fueron anunciadas hoy por el Departamento de Estado.

“Lamentablemente los burócratas del Departamento de Estado que se oponen a la política del presidente, rechazaron implementarla en su totalidad cuando omitieron de la lista restringida de Cuba varias entidades y las entidades que son controladas por o actúan en nombre de los servicios militares, de inteligencia o de seguridad cubanos”, afirmó el senador Marco Rubio.

“Confío en que este intento de socavar la política del presidente, será revisado”, subrayó Rubio en una declaración emitida por su oficina de prensa.

“Es preocupante que las nuevas regulaciones de Cuba permitan a las empresas con acuerdos contractuales existentes avanzar a expensas del pueblo cubano y esto solo ayudará al régimen tiránico”, afirmó. “Permítanme aclarar: no existe un sector privado verdaderamente independiente bajo un régimen dictatorial comunista porque el régimen controla todos los aspectos de la sociedad. También tenemos que resolver el asunto de las confiscaciones de propiedades estadounidenses que afecten nuestros intereses nacionales en EE. UU. “, añadió Ros-Lehtinen en una nota de prensa.

“Está claro que las personas dentro de la burocracia que apoyan la política cubana de la administración anterior siguen socavando al presidente Trump”, aseguró Díaz-Balart, quien se mostró “decepcionado” porque, según dijo, las regulaciones no implementan “completamente” lo que el presidente Trump ordenó dijo Mario Díaz-Balart.

“En Cuba, todos los negocios privados permanecen bajo el control completo del régimen cubano, particularmente los militares, con sus beneficios fluyendo directamente al liderazgo político y militar de los Castro” dijo Bob Menéndez.