“Cuando llegues me das una perdida, para virarte la llamada pa´ atrás”, así conversaba una joven por su celular, mientras viajaba junto a mí en un taxi rumbo a Coopelia en el Vedado capitalino.

Probablemente si usted es cubano entienda todo lo que dijo ella, pero qué hay de las personas que viven en el resto del mundo. ¿Podrán entender esta jerga cubana?

En materia de comunicación por celulares, los cubanos nos hemos inventado cubanismos y frases que forman parte del lenguaje popular y que nacieron de una necesidad social de economizar las altas tarifas impuestas por ETECSA, la única compañía que rige las telecomunicaciones en la Isla.

En un principio para muchas personas, sobre todo los adultos, resultaba un poco incómodo adaptarse a este lenguaje, pero lo cierto es que las ventajas son muchas. Actualmente para la telefonía celular en Cuba, el precio de una llamada es de 0,35 centavos en CUC el minuto y 0,09 centavos para los SMS que solo pueden tener un máximo de 160 caracteres.

Por eso, han surgido frases y síntesis de palabras en los SMS (Short Message Service) para aliviar un poco las costosas tarifas. Incluso en algunos dispositivos, el uso de los acentos, cuenta como otro carácter más, lo que implica mayor gasto si el texto se pasa de la cantidad permitida para 0,09 ctvs. De ahí que muchos de los SMS en Cuba no tengan tildes.

Teniendo en cuenta que 1CUC equivale a 24 pesos en CUP (que es la moneda en la que se les paga mayormente a los cubanos, cuyo salario promedio según datos de la ONEi es de 480 pesos en CUP), las tarifas siguen siendo imposibles de sostener sistemáticamente para un cubano de a pie.

Por eso, como dirían muchos jóvenes, lo primordial es comunicarse, no importa si para ello se mutilen algunas letras del lenguaje o se adapten ciertas frases. Lo que sí está claro es que estas formas de comunicación no deben trasladarse a otros espacios formales, como el académico, el laboral, incluso a la hora de redactar una carta o documento oficial.

Veamos qué significan estas frases, para entender el lenguaje de los celulares en Cuba:



Dar un timbrazo: Timbrar según la Real Academia de la Lengua Español (RAE) es estampar un timbre o sello, pero en Cuba cuando una persona quiere avisarle a otra, por ejemplo que llegó a un lugar, que confirmó alguna situación, que aprueba o acepta algo etc. En esos casos se emplea la frase “timbrar” o “dar un timbrazo”. Timbrar para los cubanos es hacer una llamada y la otra persona no debe responder, porque simplemente se trata de una señal de aviso.

Dar una perdida: Es una acción muy parecida a dar un timbrazo. Dar una perdida es hacer una llamada y dejar que el teléfono suene solo por unos segundos. Así, la otra persona quedará avisada y confirmará algo, sin necesidad de gastar los 0,35 ctvs por el minuto de una llamada, que aunque no se consuma ese tiempo ETCSA cobrará la misma tarifa.

Virar la llamada para atrás: En Cuba la llamada de un teléfono fijo hacia un celular es mucho más cara que si se realiza entre dos móviles. Por eso, es muy común escuchar entre los cubanos la frase “Timbra, que yo te viro la llamada para atrás”. Eso significa que alguien está llamando de un teléfono fijo para que luego le devuelva la llamada a ese número, pero desde un teléfono fijo. Esto hace que ambas partes gasten menos crédito en sus celulares. La tarifa de la telefonía fija es mucho menor que la telefonía celular en la Isla porque la primera se abona en CUP.

Llamada con el *99: Tener crédito siempre en el teléfono celular puede volverse toda una odisea. El precio mínimo de una tarjeta de crédito para móviles es de 5CUC que se van tan rápido como el viento. Por eso, las personas en Cuba cuando no tiene saldo llaman usando el *99 delante del número deseado. De esta forma paga el que recibe la llamada, quien por su puesto aceptará si lo desea.

Una perdida con el *99: Una llamada perdida con el *99 significa que la persona que llama quiere darle a la otra algún aviso, pero no tiene dinero, por eso marca con esa opción.

Sobre las abreviaturas en los SMS…



Kmo tas? (¿Cómo estás?), Qtl tod? (¿Qué tal está todo?), Kmpram una tjta por fa (Cómprame una tarjeta por favor) T amo mucho BB (Te amo mucho bebé). Frases como estas son muy comunes en los celulares en la Isla. Y es que los cubanos han tenido que ingeniárselas para economizar caracteres, en aras de ahorrar saldo en el envío de SMS; mucho más baratos que el minuto de llamada por celular, como ocurre también en el resto del mundo.

De esta forma han quedado casi eliminados los artículos, prefiriéndose los sufijos como es el caso de: de tas? (¿Dónde estás?) o n stare sta noche en ksa (No estaré esta noche en la casa).

También se recurre a la simplificación de letras en dependencia del fonema con el que se corresponda. Es decir aquellas letras que por su sonido reducen palabras y se escuchan de igual forma.

Ejemplo: dport (deporte), el uso de y por ll, los sonidos de que/qui y ca por la K como la palabra akriciar (acariciar). Asimismo ha desaparecido la h en palabras donde no se pronuncia.

Se ha hecho muy común igualmente el uso de la w para sustituir frases que comienzan por gua, bue, hue y otros. Incluso se recurre al empleo de signos matemáticos para ahorrar grafemas como: No staré + n ste lugar (No estaré más en este lugar).

La mezcla de español y inglés es muy socorrido también para usar aquellas palabras que son más cortas en determinado idioma. Así tenemos ejemplos como 1 kiss (Dame un beso), miss u (T extraño mucho).

Así que ya sabes, si estas en Cuba cosas como estas pueden ocurrirte. No importa que tengas saldo suficiente para escribir un SMS correctamente, siempre habrá algún cubano que te escriba con frases acortadas o que prefiera llamarte con el *99.