Pharrell Williams se une a los cantantes que piden al presidente estadounidense Donald Trump, que deje de usar su música en actos políticos, anteriormente ya lo habían hecho The Rolling Stones, The O’Jays o Queen y Adele, informa El Nuevo Herald.

En esta ocasión Trump usó la popular canción de Pharrell “Happy” en un acto celebrado horas después de la masacre que terminó con la vida de 11 personas en una sinagoga de Pittsburgh, Pensilvania.

El abogado del músico le hizo llegar una carta al presidente, en la que Williams expresa su malestar por usar su música en un evento político que tuvo lugar en Indiana, este fin de semana.

“El día del asesinato de once personas a manos de un ‘nacionalista’ loco, utilizaste su canción ‘Happy’ en un evento político en Indiana. No hubo nada ‘Feliz’ sobre la tragedia infligida a nuestro país y no se concedió ningún permiso para el uso de esta canción con este propósito”, dio a conocer el letrado que representa al artista.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Asimismo el abogado prosiguió explicando que usar la canción de Pharrell sin consentimiento “constituye una infracción de derechos de autor y marca registrada”, advirtiendo que el cantante “no le ha otorgado, y no le concederá” autorización al mandatario para difundir su música en público.

Tres mujeres y ocho hombres murieron el sábado a manos de Robert Bowers, quien presuntamente accedió a una sinagoga de Pittsburgh armado con un rifle semiautomático AR-15 y tres pistolas Glock 57 y abrió fuego de manera indiscriminada contra los fieles, otras seis personas resultaron heridas.

Ese mismo día pero horas más tarde, Trump asistió a una reunión del sector agrícola en Indiana, para apoyar a dos candidatos del Partido Republicano con motivo de las elecciones de medio término previstas para el 6 de noviembre próximo.

(Con información de El Nuevo Herald)