El Papa Francisco llamó este domingo a la comunidad internacional para que se evite “una nueva espiral de violencia” en Jerusalén tras la decisión de Estados Unidos de reconocer a esa ciudad como capital de Israel, señala AP.

“El Santo Padre renueva su llamamiento a la sabiduría y la prudencia de todos y eleva oraciones fervientes para que los líderes de las naciones, en este momento de particular gravedad, se comprometan a evitar una nueva espiral de violencia, respondiendo, con palabras y acciones, a los anhelos de paz, de justicia y seguridad de las poblaciones de esa tierra atormentada”, dijo la Santa Sede en un comunicado.

Asimismo, el Vaticano resaltó “su convicción de que solo una solución negociada entre israelíes y palestinos puede conducir a una paz estable y duradera, y garantizar la coexistencia pacífica de dos estados dentro de fronteras reconocidas internacionalmente”.

El Papa ya había expresado su preocupación y pidió que los organismos internacionales “respondan con actos y palabras a los deseos de paz, justicia y seguridad de las poblaciones de estas tierras martirizadas”.