Una organización promotora de democracia, el CADAL (Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina), pidió el jueves a los gobiernos de la región que abran sus fronteras a los cubanos.

Gabriel Silva, presidente de la organización, expresó a Martí Noticias que no basta con que Cuba haya modificado su ley migratoria y permita que sus ciudadanos puedan viajar al exterior, sino que ahora “se necesita que el resto de los países los dejen entrar”.

“Lo que pedimos es que los países de América Latina, empezando por el nuestro (Argentina), tengan una política de fronteras abiertas a los cubanos, y que sean bienvenidos, sea para hacer turismo o, si se quieren quedar, nos parece bien que puedan hacerlo y vivir en un contexto de libertad”, dijo Silva.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El presidente de CADAL añadió que América Latina se caracteriza por altos niveles de migración intrarregional, y recordó que dentro de las relaciones que muchos países (del continente) tienen con el régimen cubano contemplan la petición de que los cubanos sean bloqueados para que no puedan salir de la Isla.

Señaló que para los argentinos, mexicanos, panameños y uruguayos es necesaria una visa de turismo para visitar solamente un país de la región, Cuba, y explicó que con los cubanos se hace la diferencia, ya que requieren visa para visitar casi cualquier país, dificultad que no enfrentan los ciudadanos de otras naciones.

“¿Por qué este bloqueo migratorio a los cubanos? Porque implica una condena al sistema político, económico y social que hay en Cuba. Consideran que la situación en Cuba es muy desfavorable, y que sus ciudadanos podrían quedarse (posibles inmigrantes)”, detalló.

Con respecto a la Mayor de las Antillas, dijo que mantienen controles más estrictos para el ingreso que cualquier otro país del hemisferio, o de la región.

Martí Noticias señala que cientos de migrantes cubanos quedaron varados cuando el ex mandatario Barack Obama eliminó la política pies secos/pies mojados en 2017, “algunos pudieron establecer residencia en los países donde quedaron atrapados, como el caso de México. Otros fueron deportados a Cuba”.