Aunque ningún candidato de la oposición logró postularse para el cargo de delegado de circunscripción en las Asambleas de Nominación, el movimiento insiste en calificarlas como un “éxito”.

“Aunque ellos hicieron las leyes a su imagen y semejanza, no les bastaron. Necesitaron amedrentar, amenazar. Lo que quedaba de la Revolución cubana salió muy mal parado. Necesitaron usar todas las mañas de una dictadura. Demostraron que esto no es tan sólido. La oposición pacífica, que no era conocida, empieza a serlo. Intentaron desacreditarnos y se han desacreditado los gobernantes. Esto fue un escándalo, no hacia afuera, sino dentro, que es donde debemos hacer política”, indica Hildebrando Chaviano, periodista independiente.

Pero muchos candidatos como Zelandi Pérez, representante de Candidatos por el Cambio, no pudieron participar. En su caso, el día de la elección fue citada por la Policía.

“Muchos consideran que realmente tenía posibilidades de ser delegada. No pudimos ser nominados, pero el pueblo vio por qué”, dijo.

Por su parte, Abdel Legrá, otro candidato independiente, asegura que el Partido lo promocionó.

“Miembros del PCC, la Seguridad y las organizaciones de masa empezaron una campaña diciendo que un contrarrevolucionario pensaba postularse. Quienes hablaban de mí y llamaban a salirme al paso, ni me conocían. Esa fobia representó promoción para mí. Ese era el objetivo. Los candidatos independientes debemos tener una visión más de futuro”, dijo.