Para los activistas y opositores homosexuales o transexuales en Cuba no hay respeto, pese a que Mariela Castro, directora del CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual), e hija del general Raúl Castro diga lo contrario.

Un opositor y activista LGTBI en la Mayor de las Antillas, denunció que fue humillado por agentes uniformados a su arribo al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

Según contó Leodán Suárez Quiñones, oficiales de la Seguridad del Estado y policías lo detuvieron en el aeropuerto de la capital cubana, recibió ofensas de varios oficiales, entre ellos funcionarios de la Aduana de Cuba, y agentes vestidos de civil.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Suárez Quiñones, quien es miembro del partido Cuba Independiente y Democrática en Pinar del Río, regresaba de un viaje a Argentina; y según sus relatos le rompieron las maletas, le decomisaron un libro y 450 dólares.

Regresó a su vivienda en San Juan y Martínez, en Pinar del Río, sin dinero para el retorno.

El activista había visitado Argentina invitado por CADAL para participar en un taller de capacitación y mantener algunos encuentros de intercambio con organizaciones por los derechos LGTBI.

El joven de 25 años que es portador de VIH/SIDA, aprovechó su viaje a ese país para hacerse estudios médicos, él también sostiene que no recibió atención médica en el país caribeño como represalia por su condición de opositor al régimen.

“Me escupían la cara, me decían ‘esto es lo que tú te mereces por estar hablando mal de quien te da la mano’”, contó aludiendo a lo que hicieron con él los oficiales.

“Me dijeron: ‘estamos muy pendientes a todas tus denuncias allá en el extranjero’. Me decían: ‘no te hemos dado la atención médica necesaria porque tú no te lo has merecido y ahora te lo vas a merecer menos”, detalló.

El opositor es transgénero, y relata que ha recibido tratos crueles y discriminatorios por parte de las autoridades cubanas, ya que ha sido víctima de varias detenciones, cuando ha sido arrestado cuenta, le limitan la posibilidad de consumir medicinas que controlan su enfermedad.

Una gran parte de la comunidad LGTBI en Cuba es discriminada por oponerse abiertamente al gobierno, y algunos han tenido que emigrar, a causa de el hostigamiento.

(Con información de Martí Noticias)