Olga Tañón al fin reconoció que la presión en Cuba había sido excesiva pero que lo que más importaba era el resultado final que fue un concierto lindo para el pueblo de Cuba. El gobierno de Cuba también hablo del incidente catalogándolo como un “exabrupto” debido a la presión y el estrés del concierto y que Juanes había confundido la identidad de un trabajador del Hotel Nacional de Cuba. Estas cosas son típicas del gobierno de cubano que son maestros de la intriga y la manipulación, todos los que vimos el video vimos claramente a un Juanes sumamente disgustado y a funcionarios cubanos sin saber qué hacer, la verdad es que Juanes probo de lo que prueban los cubanos de la isla todos los días y es bueno que le haya pasado para que comprenda un poco mejor nuestra realidad. A pesar de todo es bueno que Juanes haya seguido adelante y dado su concierto sobre todo por ese pueblo que nada le interesa la política y solo quería divertirse y ver a artistas que nunca podrían ver de otra forma.