Como muchos otros cubanos, el cubanoamericano Rafael Conde, sargento mayor de la Guardia Nacional de los Estados Unidos, llegó a Estados Unidos en la década de 1960, en los inicios de la Revolución cubana.

Ahora, casi medio siglo después, Conde volvió el mes pasado a su Cuba natal con motivo de la visita oficial del gobernador de Wisconsin, Scott Walker, y el mayor general Donald P. Dunbar, a la Estación Naval de Guantánamo.

A propósito de su regreso a la Isla Rafael Conde relató a Cubanet cómo fue la salida del país de sus padres y cómo el gobierno cubano le hizo la vida difícil a su familia.

“Mi padre fue expulsado de su trabajo cuando llenó el papeleo para emigrar a los Estados Unidos”, dijo Conde. “Su auto también fue confiscado. Hizo diferentes trabajos por los próximos dos años hasta que obtuvimos permiso para marcharnos”.

Ver Más
Melania Trump asiste a evento benéfico en Mar-a-Lago

Pese a la crudeza de la situación, el sargento mayor se siente afortunado de que sus padres tomaran la decisión de emigrar: “Tuve la suerte de que mis padres vieron la luz y decidieron dejar la Cuba comunista y venir a Estados Unidos y darnos la oportunidad”, dijo Conde.

Aunque sus padres trabajaban y vivían de manera decente reunieron el valor de dejar todo lo que tenían y empezar una nueva vida, una decisión que aún hoy sigue asombrando a Rafael Conde.

Regresar a Cuba ha servido al sargento mayor para recordar los sacrificios de sus padres y hacer más presente su historia de emigración. Sobre la vuelta al país natal declaró:“No estaba seguro de cómo reaccionaría”, agregó.

Ver Más
La Habana se está transformando en un enorme suburbio marginal

“Siempre quise regresar y reconectarme, porque es una parte de mi vida que ya no está. A pesar de que fue una pequeña parte, es todavía donde nací”, declaró.

No obstante, la llegada de su familia a Estados Unidos, como la del resto de emigrantes, no fue nada fácil.

Su padre trabajaba seis días a la semana, por el día en una fábrica y por la noche limpiaba en una laboratorio industrial.

Aunque Wisconsin es hoy su casa, el estadounidense valora muy positivamente haber regresado a Cuba. “Ciertamente, ir al pasado fue significativo”, señaló.