Durante la campaña electoral el presidente electo Barack Obama dijo que mantendría el embargo pero que eliminaría las restricciones de viaje y de remesas. Además de limitar los viajes de cubanoamericanos a uno cada tres años y restringir las remesas a $300 para familiares directos, Bush decretó fuertes normativas para los programas académicos en Cuba y prácticamente canceló el otorgamiento de visas a académicos, científicos y artistas de la isla desde el 2003 lo cual Obama pretende revertir.

Ver Más
Miembros de la Cámara de Representantes de EE.UU de visita en Cuba, valoran el sector agrícola de la Isla

Además Barck Obama dijo que se reuniría con dictadores como Fidel y Raúl Castro sin precondiciones lo cual indica que habrán algunos cambios en la política de Estados Unidos hacia Cuba. La posición de Obama contrasta con la de buena parte de los líderes políticos de la comunidad exiliada cubana de Florida quienes se oponen a cualquier relajamiento en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos hasta que haya un cambio democrático en La Habana. ¿Qué hará Obama? Habrá que esperar.