Obama-y-castroEl presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmo una orden ejecutiva que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional y declara un estado de emergencia. La medida permite a Estados Unidos imponer sanciones al gobierno de Venezuela como el congelamiento de cuentas y la suspensión de visas de siete funcionarios del régimen de Nicolás Maduro involucrados en las violaciones de los derechos humanos y en actos de corrupción en Venezuela.

La orden firmada por Obama prohíbe a cualquier compañía estadounidense o persona sostener relaciones financieras o de negocios con los mencionados funcionarios.

Algunos de los funcionarios sancionados son el Comandante de la Región Central de la Guardia Nacional, el general Antonio José Benavides; el ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, Manuel Gregorio Bernal, y el director general del mismo organismo de inteligencia, Gustavo Enrique González López.

Otros funcionarios son la fiscal general del circuito 20, Katherine Nayarith Haringhton Padrón; el presidente de la Corporación Venezolana de Guyana, Justo José Noguera; el director de la Policía Nacional Bolivariana, Manuel Eduardo Pérez Urdaneta; y el inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Miguel Alcides Vivas.

“Estamos muy preocupados por los esfuerzos del gobierno de Venezuela por escalar la intimidación de sus oponentes políticos. Los problemas de Venezuela no se pueden resolver al criminalizar la disidencia”, declaró la Casa Blanca en el comunicado.