Krome MiamiLa Corte Suprema de los Estados Unidos había determinado que los cubanos que eran deportables no podían estar presos indefinidamente por las autoridades de inmigración y por lo tanto muchos cubanos que han cometido delitos y tienen orden de deportación esperan la hora de ser deportados en la calle. Una nueva ley que se discute en el congreso de los Estados Unidos pudiera cambiar esta situación y mandar de manera indefinida a la cárcel a muchos cubanos con orden de deportación. La ley es promovida por representante republicano de Texas, Lamar Smith, presidente del poderoso Comité Judicial de la Cámara de Representantes. La ley daría la capacidad al departamento de Seguridad Interna (DHS) de detener de manera indefinida a aquellos inmigrantes con orden de deportación y récord criminal, y aunque la ley no especifica a los cubanos, este es un grupo alto de personas con orden de deportación pero que no puede ser enviado a su país porque Cuba no los acepta. Congresistas se han apurado a aclarar que no sería contra todos los deportables si no contra aquellos considerados peligrosos o que hayan cometido delitos de gravedad. Hasta ahora la reacción de muchos cubanos en esta situación sobre todo de los excluibles del Mariel es que prefieren morir antes de volver a la cárcel, pero esto lo debieron haber pensado antes de cometer los delitos.