Solo una semana tardó el Gobierno panameño en decidir sobre el asilo solicitado por 72 cubanos que se encuentran desde principios de año en un improvisado albergue en la localidad de Lajas Blancas, provincia de Darién, informó Diario de Cuba.

“A los 72 cubanos que nos encontramos aquí, en Lajas Blancas, el Gobierno de Panamá nos negó el refugio político. Un proceso que se demora entre seis meses y dos años, nos lo decidieron en una semana”, declaró a la citada fuente Carmen Mejías.

El anuncio hecho por el presidente Juan Carlos Varela el pasado dos de febrero llenó de esperanzas a Mejías y al resto de cubanos en la guarnición militar de Lajas Blancas. El mandatario expresó entonces la intención de evaluar diferentes alternativas para superar la crisis migratoria, entre las cuales estaba darles permiso de trabajo y estatus de legalidad.

Ver Más
Ciudadano disparó y mató a un sujeto que atacaba a un policía en Florida

Todo se desvaneció la mañana del 13 de febrero, cuando uno a uno los fueron llamando para entregarles la negativa, según relataron.

“En la respuesta que nos dieron citan falsos testimonios”, aseguró Ilearsy Muñoz Rodríguez. “Ellos aducen razones basadas en nuestras declaraciones, cosa que es mentira. Todos pedimos refugio político porque no podemos volver a nuestro país por problemas políticos, no por problemas económicos como dice la notificación”.

Los cubanos también denunciaron que se encuentran en condiciones de hacinamiento en el albergue. Actualmente hay brotes de malaria, dengue y diarreas producto de la falta de agua y de las pésimas instalaciones sanitarias, señalaron.

Ver Más
Raúl Castro realiza preparativos para cambiar las ordenanzas de su hermano

“Hemos decidido plantarnos y no comer. Los guardias han pedido refuerzos… No entiendo por qué usan la fuerza con nosotros, por qué nos humillan, nos maltratan y no nos dejan sino el camino de la muerte en la selva. Nosotros somos seres humanos, no le hemos hecho daño a nadie. Solo queremos respirar la libertad”, dijo Muñoz Rodríguez.

En una declaración conjunta, los cubanos pidieron que algún país los acoja “por un hecho de humanidad”.