El premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa concedió una extensa entrevista a El País Semanal, donde habla de la libertad y la tolerancia, además de abordar nuevamente el tema de Cuba, y su relación con la llamada “revolución cubana”, así como el lugar de la misma dentro de las tiranías en la actualidad.

El novelista conversa sobre los peligros que acechan a la democracia, y la ceguera de los intelectuales con los totalitarismos.

El escritor peruano afirma que “no hay nadie medianamente cuerdo que quiera para su país un modelo como el de Corea del Norte o el de Cuba, o el de Venezuela”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Vargas Llosa califica los sistemas políticos mencionados como “dictaduras”.

El autor de “La ciudad y los perros” rememoró las filiaciones políticas de su juventud, cuando pensaba y se declaraba “socialista”, y creyó en el proceso que tenía lugar en la Isla comunista.

“Al principio parecía un socialismo distinto, no dogmático”, expresó. “Me entusiasmó. En los sesenta viajé a Cuba cinco veces. Y poquito a poco vino el desencanto, sobre todo a partir de la creación de las UMAP [Unidades Militares de Ayuda a la Producción]”, añadió.

“Hubo redadas contra jóvenes que yo conocía, fue un trauma. Y me acuerdo de haber escrito una carta privada a Fidel diciéndole que estaba desconcertado, que cómo Cuba, que parecía un socialismo abierto y tolerante, podía meter en campos de concentración a gusanos y homosexuales con criminales comunes”, dijo el escritor sirviendo un poco de historiador del holocausto cubano.

“Fidel (Castro) me invitó a mí y a una docena de intelectuales a conversar con él. Estuvimos toda una noche, 12 horas, de las ocho de la tarde a las ocho de la mañana, oyéndolo hablar, básicamente. Fue muy impresionante, pero no muy convincente”, argumentó.

“Desde entonces empecé a tener una actitud un poco recelosa. La ruptura definitiva vino con el caso Padilla [el proceso contra el escritor Heberto Padilla, encarcelado en 1971 y obligado a una terrible autocrítica pública, que marcó el fin del idilio de importantes intelectuales con el régimen cubano”, relató.

El también ensayista nacionalizado español, conversó con la prensa a propósito de su más reciente publicación dentro del género, “La llamada de la tribu”, que saldrá muy pronto a la venta, el texto es una defensa al pensamiento liberal, y a autores como Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean-François Revel, quienes influyeron en su obra.

(Con información de Cubanet)