El Mundialito de El Porvenir es conocido como uno de los torneos de fútbol más duro del mundo.

El torneo se realiza en las calles de Perú y se caracteriza por su violencia no solo en la cancha improvisada sino también fuera de ella.

Para conseguir los mejores asientos, la gente acampa desde la noche anterior a lo largo de las calles donde se juegan los partidos todos los 1 de mayo desde hace medio siglo.

El torneo se inició en la década de 1950 como una forma de desafiar a la dictadura militar de Manuel Odria, que prohibía jugar en las calles.