Una mujer con varias copas de más en Florida agarró una langosta viva directamente del tanque de agua en un restaurante Red Lobster en St. Petersburg y echó a correr.

Los gerentes del local llamaron a la policía y encontraron a la mujer, quien negó conocer la ubicación de la langosta.

La mujer dijo a los policías que se encontraba borracha pero los agentes no creyeron en la excusa y fue fichada por conducta desordenada.