Una corte de Miami decidió el viernes que los dueños del motel Chesapeake, ubicado en la ciudad de Hialeah, deben pagar la cantidad de $12 millones a la familia de Yaimi Machado quien murio a golpes dentro de las instalaciones.

Según la corte, la muerte de la joven pudo haber sido fácilmente prevenible si algunos de los empleados del establecimiento hubiesen al menos intentado ayudarla.

“En este caso particular, el motel Chesapeake trató una gran amenaza en su propiedad de la misma manera con que trataría a una persona necesitada y eso resultó que esta mujer fue brutalmente asesinada”, dijo el abogado Jason Brenner, representante legal de los padres de la víctima, en una conferencia de prensa en las oficinas de The Haggard Law Firm.

De acuerdo con la policía de Hialeah, Machado se encontraba hospedada con un amigo en el motel, localizado en el 935 West Okeechobee Road, cuando el hombre se fue sin darse cuenta de que la mujer se encontraba fuera de la habitación, sin llaves, sin cartera y vestida únicamente con un jean y sostén.

En uno de los videos revelados este lunes, se observa a la mujer pidiéndole a la recepcionista del motel una copia de la llave de la habitación para poder ingresar nuevamente. Sin embargo la empleada se niega a hacerlo porque ella no fue quien registró el cuarto.

Otro video muestra como la trabajadora le pide luego a la mujer que se retire de la recepción, sin importar que la mujer no tiene una camiseta con que cubrirse el pecho.

Al mismo tiempo que Machado pedía ayuda, Ronald López Andrade, un indocumentado de Honduras de 26 años, apareció en la recepción, se presentó como el hijo del gerente del motel y le pidió a la recepcionista cuatro cervezas Corona. La mujer le vendió las botellas de alcohol, pese a que el motel tiene la norma de solo vender a huéspedes y López no lo era, resaltó el abogado Brenner.

Entonces, el hombre se atrevió a hacerle a la recepcionista una “pregunta íntima”: “¿Se puede conseguir una mujer que uno pueda pagar en este hotel?” “No señor, tiene que conseguirla por fuera”, fue la respuesta de la empleada. Esta conversación quedó grabada en los videos de vigilancias.

El abogado Brenner reveló que momentos después, López intentó besar a una empleada de limpieza del hotel. La trabajadora, según el abogado, contó a la policía que tenía miedo porque López estaba borracho y podía encerrarla en un baño.

Pese a todas las alertas, los empleados del motel siguieron permitiendo que López permaneciera en las inmediaciones del recinto, a pesar de que no era un huésped registrado.

De acuerdo con la policía, López entabló una conversación con la mujer y le prestó su camiseta, pero luego el hombre enloqueció cuando Machado rechazó sus avances sexuales.

López intentó violar a la víctima, montándose sobre ella, golpeándola con una mano y con la otra, cubriéndole la boca para que no gritara. Por la golpiza y la falta de oxígeno, la mujer perdió el conocimiento, con lo que el hombre la desnudó pero al no poder realizar el acto sexual, huyó del lugar.

El cuerpo de Machado fue encontrado en un pastizal aledaño, con sus prendas tiradas cerca. López fue arrestado unos días después y lo acusaron de asesinato en segundo grado.