Los Rojos de Cincinnati tenían prácticamente una incógnita en el puesto de cerrador, debido a la inconsistencia de sus serpentineros, hasta que… ¡Hola, soy Raisel Iglesias!

El cubano de la Isla de la Juventud, se ha encargado de utilizar toda su fuerza, versatilidad y talento a base de recta y slider, en el mejor puesto posible —y la que más conoce— desde que recibió la oportunidad de lanzar en la MLB.

Iglesias, quien siempre fue un relevo en Cuba, salvó en abril cinco de los siete partidos de su equipo, que trabajó para .500 (14-14) del 3 de abril al 6 de mayo. ¿Cómo ha podido hacer el trabajo con tan buen rendimiento? Analicemos sus mejorías:

1. ¿Por qué slider y no sinker? En 2016, Iglesias lanzó el 44.89% de sus pitcheos en sinker durante el mes de abril, lo que ahora, en su nuevo rol como cerrador, ha cambiado por 44.58% en la recta. Su pitcheo secundario, que era el slider (30.90%) lo mantuvo, pero ahora lanzándolo con más frecuencia (32.50%). El sinker lo rebajó hasta el 13.33% de las ocasiones, mientras recurrió al cambio en pequeñas prioridades (9.58%). El balance positivo y dominio, en sí, Iglesias lo ha obtenido con estos ajustes, ya que dependía mucho del sinker, dejando su recta sin mucha protección.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Ahora lanza más en la zona (66.7% por 62.1% del promedio en su carrera), sabiendo de más que en su control depende salvar las victorias. Su rendimiento en el primer mes da fe de lo bien que ha sido el cambio: 1-0, 1.10 PCL, 5 salvamentos, 10.47 K’s/9, 51.4% de rodados y 2.43 de FIP.

2. ¿Por qué recta y no sinker? Esta es mi teoría: Iglesias posee un brazo fuerte, pero necesitaba un pitcheo más poderoso que se hiciera sentir. Lanzando recta –que tiene su movimiento natural—, aprovecha más sus diferentes ángulos de pitcheo, y se convierte en un lanzador algo más que vertical en la zona contra bateadores zurdos. Es por eso que también está disparando slider con más frecuencia, para acompañar a esa recta de velocidad media decente, con movimientos desde el mismo ángulo de salida. Al lanzar slider, Iglesias está engañando con más frecuencia, con un pitcheo que le golpearon para .290 en abril de 2016, y ahora solo .111, con un sluggings de .278.

Ahí ha estado la clave: Un picheo principal (“recta”) poderoso, retador, y otro secundario (“slider”), pero letal para lanzar en cualquier conteo. ¡Ah!… y tampoco se ha olvidado del sinker o el cambio; pero esos pitcheos los tiene para situaciones especiales.

3. La consistencia estuvo en los primeros 25 pitcheos. Estas cuotas generaron la pérdida de confianza de los Rojos para utilizar a Iglesias como abridor:

Resultados después de sus primeros 25 pitcheos y enfrentamiento ante las alineaciones en su carrera:

1er reto: .202/.266/.335, 5 HR’s y 12 carreras.
2do reto: .266/.322/.438, 6 HR’s y 16 anotadas.

Del 1ro al 25to pitcheo: 209/.296/.322.
Del pitcheo 51 al 75: .291/.376/.500.




La MLB es una industria que cuenta con la mayor cantidad de estadísticas posibles –a veces algunas inimaginables—, es por eso que los Rojos no se permitieron dejar pasar la oportunidad de aprovechar a Iglesias en una posición donde él rindiera más, trabajara menos y con más calidad. De relevo, esos numeritos interesantes ante la oposición en dos vistas y cuando más hasta 25 pitcheos, es precisamente el trabajo que haría un cerrador de tres o cuatro veces a la semana para liquidar una entrada. Hasta ahora, con todo y que los Rojos no serán de los equipos más armados para tener muchas situaciones de salvados, ahí está Iglesias y desde ya está haciéndoles creer que sí se puede.

Contando con el ejemplo cercano de su compatriota Aroldis Chapman, uno de los cerradores más espectaculares de las Mayores en la actualidad, Raisel Iglesias intentará seguir los pasos de Danys Báez, el último cerrador derecho de la isla en brillar en la novena entrada.

Báez, natural de Pinar del Río, salvó 114 partidos entre el 2001 y el 2011 en 507 juegos relevados. Después de él, se ubican entre los cubanos Diego Seguí (71-salvados de 1962-1977) y Mike Fornieles (55-salvados de 1952-1963) según consta en las plataformas de www.baseball-reference.com.