Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, vaticinó que la práctica del aborto en el país, que es legal desde 1973 pronto será penada.

“Si todos hacemos todo lo que está en nuestras manos, podemos restituir, otra vez y en nuestro tiempo, la santidad de la vida en la ley estadounidense”, declaró Pence durante un acto de una organización en contra del aborto en Nashville, Tennessee.

“En lo más profundo de mi corazón sé que esta será la generación que restaurará la vida en Estados Unidos”, añadió.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Desde 1973 el Tribunal Supremo de Estados Unidos legalizó el aborto, en aquella época declaró inconstitucional cualquier referencia del Estado en la decisión de la mujer sobre la interrupción del embarazo.

En los últimos años, diversos estados del país han obstaculizado el acceso a las mujeres a interrumpir la gestación.

El presidente estadounidense Donald Trump, creó también un grupo dentro de su gobierno, para defender a los médicos que por objeción de conciencia se niegan a practicar abortos, debido a razones religiosas, de igual modo la Administración estadounidense ha prohibido el uso de fondos públicos para financiar a organizaciones abortivas fuera de EEUU.

(Con información de Mundo Hispánico y La Nación)