Cuando las personas sufren frecuentemente de taquicardias que son aceleraciones del ritmo cardíaco o bradicardias que es por el contrario un trastorno lento del ritmo cardíaco, se dice que podrían comenzar a padecer arritmias cardiacas.

De no manejarse a tiempo y correctamente estos desórdenes que pueden aparecer de forma esporádica, frecuente o continua provocarían peligrosos riesgos como los accidentes cerebrovasculares, insuficiencias cardíacas y en el peor de los casos la muerte súbita cardiaca del paciente.

La medicina cubana desarrolla desde hace varios años numerosos estudios para el tratamiento de las arritmias cardíacas, pero recientemente varios medios confirmaban una noticia muy positiva al respecto: Médicos cubanos acaban de desarrollar una nueva técnica para el tratamiento y curación de arritmias complejas, la cual ha tenido éxitos muy positivos en su aplicación en varios hospitales de la Isla.

Las primeras pruebas en pacientes se realizaron en la provincia de Villa Clara y ya se están aplicando experiencias similares en varios cardiocentros del resto de país. Aunque los médicos de la Isla tienen gran parte del crédito en el desarrollo de esta técnica, no debe dejar de mencionarse que para hacer esto posible fue necesario contar también con la colaboración de un equipo de prestigiosos electro fisiólogos argentinos del Hospital Universitario Austral de ese país.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Básicamente la nueva técnica consiste en acceder desde las cavidades derechas del corazón a las izquierdas con el objetivo de eliminar focos anatómicos que provocan los trastornos del ritmo cardíaco.

Como ha dicho el doctor en Ciencias Elibet Chávez González, especialista de II Grado en Cardiología y encargado del equipo que lleva a cabo la aplicación de este novedoso proceder, las ventajas son notables en las que es posible aplicar métodos mínimamente invasivos.

Todo ello conlleva menos tiempo de estancia en los centros hospitalarios para los pacientes y un tiempo menor para su recuperación ya que ha quedado demostrado que se han reducido considerablemente los riesgos y las secuelas posoperatorias.

“Con este nuevo tratamiento se puede obtener un mejor acceso a los focos donde se originan las arritmias en el corazón del paciente, además que es el punto intermedio para ablaciones complejas como la fibrilación auricular donde obligatoriamente se necesita la punción transeptal”, aseguró el Dr. Chávez González.

Incluso, para corroborar aún más los resultados de esta técnica mínimamente invasiva se realizó un estudio aún más profundo en el Instituto Nacional de Cardiología Vascular que se encuentra en La Habana y los resultados siguen siendo muy positivos.

Para el tratamiento de las arritmias se conocen varios procedimientos como la implantación de marcapasos, las operaciones a corazón abierto o la medicación en algunos casos. Pero lo que ha hecho notable a este tratamiento desarrollado por los médicos cubanos es la capacidad que tiene para tratar la dolencia con técnicas poco invasivas, que en definitiva traen ventajas mucho más apreciables para el paciente.