Luego de la retirada de casi la mayor parte del cuerpo diplomático en la embajada de EEUU en La Habana, a causa de los ataques acústicos perpetrados en Cuba a los funcionarios norteamericanos, Washington estableció que los cubanos tendrían que hacer los trámites para emigrar a Estados Unidos a través de un tercer país, el seleccionado fue Colombia, la sección consular estadounidense en Bogotá.

Este lunes, más de 200 personas amanecieron en las inmediaciones del Consulado de Colombia, en Miramar, barrio de la capital cubana.

Los cubanos que durmieron ante el consulado colombiano para obtener su visa y presentarse a las citas que tienen por parte de EEUU en Bogotá, provienen de distintas provincias del país, y quieren a toda costa llegar a Colombia para hacer sus trámites y poder obtener la visa de inmigrante hacia territorio estadounidense.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Ante la afluencia de público, la oficina consular ha tenido que cambiar su ritmo de trabajo, pues sólo contaban con un funcionario para los trámites de visado, uno para atender la puerta, y otros dos para legalización de documentos, precisa Diario de Cuba.

La sala de espera destinada al público dentro del edificio en Miramar, tiene capacidad para menos de 20 personas, y se aprecia muy reducida para la avalancha actual.

La embajada colombiana en La Habana, ha sido cercada por una barda, para evitar las aglomeraciones, mientras se observa una presencia de policías no habitual en esa zona.

“Estamos tramitando entre 40 y 50 casos cada día”, aseguró el funcionario, quien lleva escolta policial para poder informar a la multitud.

“Si todo está en regla, el 99% de los casos que recibimos deberán ser aprobados”; aclaró el funcionario al público congregado a unos 60 metros del Consulado.

“Sabemos que todo está bastante ajustado con respecto a las fechas, pero atenderemos a quienes lo requieran hasta dos veces el mismo día”, acotó.

En un país desconectado, realizar los trámites online para los cubanos se ha vuelto un dolor de cabeza, pero es una de las exigencias de Colombia.

A los residentes fuera de la capital se les dificulta aún más, sobre todo por la cantidad de dinero que implican estos gastos.

“Es difícil todo lo que tenemos que pasar para salir de este infierno. Y no sé qué me espera en Colombia con mi hijo. Mi esposo está en Estados Unidos, pero no puede viajar a Colombia para acompañarnos, solo me envió el dinero. Deseo mucho viajar, pero tengo miedo”, detalla Maritza, una camagüeyana que permanece fuera del Consulado colombiano, con su hijo adolescente.

La madre asegura que ya ha gastado más de 100 CUC, sin contar los trámites de visado, y lo que tendrá que gastar a su llegada a Colombia.

La situación caótica para algunos, no obstante ha hecho que florezcan los negocios particulares alrededor de la embajada en Miramar, como ocurría en las proximidades de la embajada estadounidense, que mucho tiempo fue Oficina de Intereses, durante años los particulares rellenaban las planillas necesarias.

Nereida quien instaló su negocio, a una cuadra, en 16 y 7ma, dice: “Yo cobro 20CUC por llenar planillas. Ya que las otras casas cobran 25, trato de buscar más clientes, aunque gane menos”.

Una cafetería cercana, Café Bilong se ve repleta por estos días, y parece ser que al menos durante los próximos meses clientes no le faltarán.

Una señora entrevistada comenta: “Hay gente que está llegando desde horas de la noche y durmiendo en la acera para marcar en la cola y esperar al otro día”.

Isbel de 27 años, dice: “En Colombia estará mi papá, que viajará para allá desde Estados Unidos. Si me aprueban, sigo desde allí para ‘el yuma’, para acá no viro”.

Otro joven que hablaba con su amigo, dijo: “No me importa si me aprueban o no en Colombia. Lo que tengo claro es que para Cuba no vuelvo ni amarrado”.

(Con información de Diario Las Américas y Diario de Cuba)