El pasado año, un grupo de cuentapropistas cubanas solicitó reunirse cara a cara con el senador cubanoamericano Marco Rubio para explicarle el impacto del “retroceso” en las relaciones con Estados Unidos en el sector privado, informó Reuters, por noviembre de 2017.

El republicano de la Florida apoya el embargo comercial y una política de “no contacto” con la cúpula militar castrista en la Isla.

Martí Noticias le preguntó al senador Rubio acerca de esta cuestión, a lo que él respondió: “Es un poco irónico, que vengan a reclamarle a un político electo norteamericano, pero no le pueden reclamar a su propio gobierno, en su sistema; y le deben reclamar a su gobierno, porque las leyes y los cambios que se hicieron permiten que el estadounidense haga negocios con ellos”.

“Mientras que ellos no estén involucrados con GAESA no van a tener problemas, si están involucrados con los militares, entonces no son personas independientes del Gobierno cubano”, añadió el político cubanoamericano.

(Con información de Diario de Cuba y Martí Noticias)