Cuando Miriam Rebolledo salió del Centro Correccional Turner Guilford Knight el jueves por la noche, dijo a los periodistas que ella no era la “mala madre” que se suponía que era, reporta Local 10 News.

“Mi hijo es tan rebelde que llegó al punto de matar a un animal. ¿Qué se supone que debo hacer? ¿Quedarme en casa sin hacer nada por mi hijo?”, dijo Rebolledo.

Rebolledo enfrenta una acusación de abuso infantil agravado después de que colocara la mano de su hijo de 6 años en una estufa caliente, tras la llamada de un empleado de la escuela que dijo que el menor había golpeado a otros niños.

La madre de 29 años, que fue arrestada el jueves, dijo que la juzgaban injustamente como una mala madre porque la gente no sabe toda la verdad. Ella dijo que no quería que su hijo creciera para ser un delincuente convicto, o que fuera el tipo de hombre que golpearía a su esposa.

En el tribunal, la jueza del condado de Miami-Dade Ariana Fajardo Orshan, le dijo a Rebolledo que lo que había hecho no era la crianza adecuada.

“Tal vez en Colombia está bien llevar al niño y poner su mano ardiendo en una estufa, pero en los Estados Unidos, no es así”, dijo.

Rebolledo admitió ante la policía que estaba abrumada y que no sabía cómo disciplinar a su problemático hijo.

“Tienes el hijo más lindo. Lo conocí esta mañana. Está muy triste porque tiene que ir a hogares de crianza”, dijo Fajardo.