Una adolescente residente en Miami que sufre de parálisis cerebral severa, y su familia podrán seguir viviendo en el hogar donde ella ha crecido.

El prestamista hipotecario de Benworth Capital había realizado una ejecución hipotecaria en la casa de Kendall, alegando que los padres de Angelyn Gutiérrez, la chica discapacitada, dejaron de hacer los pagos mensuales.

Los padres de la joven explicaron que fueron engañados para obtener un préstamo a corto plazo de alto interés por $ 148,000 que no podían pagar, recoge Miami Herald.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Finalmente el prestamista y el tutor financiero nombrado por la corte llegaron al acuerdo para permitir que la familia se quede y se abandone la acción de ejecución hipotecaria.

La chica de 15 años pese a sus limitaciones es una estudiante del cuadro de honor, que usa la piscina de su vivienda y el amplio patio trasero para hacer ejercicios.

Angelyn se mueve en silla de ruedas motorizada, y habla por medio de una computadora, ingiere alimentos a través de un tubo de alimentación insertado en su abdomen.

El abogado Peter Cohen en una carta al Miami Herald escribió: “Angelyn ahora puede nadar en su piscina y seguir disfrutando de las comodidades de su hogar que ya no está amenazada por los riesgos de la ejecución hipotecaria”.

Cohen trabaja como supervisor del fideicomiso de necesidades especiales de Angelyn, un fondo creado para proporcionarle cuidados de por vida.

La chica vivía en esa casa desde que tenía seis años, el acuerdo establece que mientras la adolescente viva en el hogar, sus padres ya no administrarán sus asuntos financieros.

El prestamista acordó conformarse con $ 240,000. El CEO de la firma, Bernie Navarro, fue nombrado recientemente presidente del consejo de administración del Miami Dade College.

Sus padres, Aida y Flavio Gutiérrez ya no serán los guardianes de los bienes de su hija, el tribunal los eliminó como cofideicomisarios de su confianza.

Diez años atrás los fondos vinieron del médico de Nueva Jersey a cargo del parto de Aida, cuando nació Angelyn , dado que por negligencia médica la niña quedó con parálisis cerebral; y el trato pareció darle seguridad financiera a la joven discapacitada a largo plazo.

“Aunque pudieron haber sido buenos cuidadores de su hija, operando en circunstancias difíciles, los padres eran administradores extremadamente pobres de las propiedades de su hija”, mencionó el abogado.

El CEO de Benworth expresó: “me siento feliz de que Angelyn tenga un techo sobre su cabeza por el resto de su vida”.

La compañía aún podría iniciar acciones legales contra los padres sobre el préstamo original, pero el CEO dijo no están interesados en hacerlo.

La madre de Angelyn, Aida Gutiérrez cuestionó que se les eliminara a ella y a su esposo de administradores de los bienes de su hija, pero no quiso hacer más comentarios al respecto.

(Con información de Miami Herald)