El edificio número 308 de la calle Neptuno entre Águila y Galiano, en la capital cubana, está declarado inhabitable, y han ocurrido tres derrumbes parciales entre el año 2007 y 2017. Las seis familias que aún residen allí están atemorizadas porque el deterioro, y la falta de ayuda del Estado cubano, puede acabar en una desgracia.

El miedo más grande que tienen los adultos es que el derrumbe ocurra de noche, cuando los niños duermen, ocho menores viven en el edificio. La escalera ha perdido parte del concreto, y las cabillas que la sostienen son muy viejas.

En las paredes de la antigua edificación ha crecido una bacteria que afecta las vías respiratorias, lo que ha forzado a algunos a recibir atención médica.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Las autoridades en el país están al tanto del caso, sin embargo los vecinos no reciben ninguna respuesta, por parte de ellas.

Mientras tanto reparan el edificio de al lado, donde se encuentra la Casa de la Música.

Los residentes del edificio de Neptuno, tienen como única opción vivir en un lugar que amenaza sus propias vidas, o irse a un albergue.

Cientos de familias cubanas se quejan del abandono estatal en los albergues, es el caso de personas que llevan albergadas en una instalación estatal en Diez de Octubre, hace aproximadamente 32 años.

“Yo llevo 17 años esperando casa, no sé si me van a dar la del cementerio”, dice a Martí Noticias una señora mayor.

“Las aguas albañales están mezcladas con agua de tomar”, se queja otra residente en el albergue.

Otra anciana reprocha que lleva 13 años en ese lugar, y las autoridades hablan, pero ella no ve la mejoría.

La triste realidad de las familias cubanas que han perdido sus viviendas, y viven con la desesperanza de no poder recuperar un techo.

(Con información de Martí Noticias)