El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, quien fue destituido por el gobierno español el pasado viernes se fue a Bruselas buscando refugio junto a cinco exconsejeros.

Según el diario El Pais Puigdemont estudia pedir asilo político en Bruselas temiendo ser encarcelado por el gobierno español.

Puigdemont viajo a Vruselas con sus consejeros —Joaquim Forn (PDeCAT), Meritxell Borràs (PDeCAT), Antoni Comín (independiente), Dolors Bassa (ERC) y Meritxell Serret (ERC).

Puigdemont se reunió ayer con un abogado belga especializado en derechos humanos, Paul Bekaert, que hace unos años evitó la extradición de la etarra Natividad Jauregui. “No hay nada decidido sobre la petición de asilo”, aseguró a EL PAÍS, “pero sí puedo decirle que mañana [por hoy] habrá una comparencia pública”. El abogado barcelonés de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, apuntó en esa misma línea. “Puigdemont no se ha ido a Bruselas para esconderse; dará la cara en algún momento”, dijo al diario español.

La situación podría crear un conflicto diplomático entre Bélgica y España.