Alaín Toledano Valiente, pastor cristiano, denunció hace dos días el arresto del religioso Rudisbel Rivera Robert, quien es propietario de una casa culto en Santiago de Cuba para la Iglesia Ennmanuel.

Es la tercera vez que el pastor debe abandonar los sitios de reunión y celebración litúrgica desde 2016.

Valiente declaró a Martí Noticias que el martes en la tarde su “ahijado espiritual fue arrestado y trasladado a la cuarta Unidad Policial en Santiago, y allí lo acusan por “desorden público”, y amenazan con decomisarle su casa.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Todo lo que le imputan es simple y llanamente por cuestión de la iglesia. Está siendo el chivo expiatorio de ellos, el conejillo de Indias, pero el fin es la Iglesia Enmanuel, que está en el patio de su casa, que es donde damos la celebración”, confesó Valiente.

El pastor añade que la esposa de Rivera conversó con él y le contó que un agente le dijo la verdadera causa del arresto: “Se lo dijeron descaradamente: tú estás aquí por la iglesia que tienes en el patio de tu casa, y queremos que tú saques la iglesia de tu casa, no queremos que la iglesia esté ahí, no queremos que el pastor Alaín esté en tu casa y queremos que rompas todo vínculo con él”.

Este 20 de octubre la Iglesia Enmanuel cumple 18 años de su fundación, en conmemoración han programado cultos cristianos por estos días, y se espera concurran gran cantidad de religiosos.

Pero las autoridades han intimidado al dueño de la casa con amenazas.

“Si mañana se da culto en tu casa, el viernes te estamos arrestando y estamos desalojándote de ahí”, le dijeron.

“Que hoy nosotros permanezcamos en pie, a pesar de todas las ‘guerras’ que han habido en esta ciudad con nosotros, es un milagro de Dios”, apuntó el pastor Toledano Valiente.

En febrero de 2016 el Partido Comunista de Cuba (PCC) y la Policía Nacional Revolucionaria, y fuerzas especiales demolieron la casa del pastor, alegando que había sido edificada ilegalmente.

Valiente en numerosas ocasiones ha denunciado la represión contra la libertad religiosa y de culto, en particular a los evangélicos que son constantemente asediados por el régimen.

Lo que parece un problema de antaño, es una violación flagrante a los derechos humanos más básicos, el derecho a elegir tu religión, el derecho a asociarte y expresarte libremente, este es el gran temor del gobierno cubano, que los cubanos se reúnan, que puedan pensar sin su tutela y no en base a su adoctrinamiento.

(Con información de Martí Noticias)