Los senadores nortemericanos Marco Rubio y Ben Cardin, junto a otros siete, presentaron un proyecto de ley que busca sancionar a más funcionarios del gobierno de Venezuela, especialmente a “individuos responsables de menoscabar los procesos democráticos y las instituciones”, reporta El Nuevo País Zeta.

Marco Rubio pidió expresamente que Washington “imponga sanciones a los individuos corruptos, no al Gobierno (en general), ni al pueblo, sino a los responsables de violaciones de los derechos humanos, de narcotráfico, de lavado de dinero y de socavar el proceso democrático del país”, dijo.

La inicitaiva de los senadores se produce en medio del caos político que reina en Venezuela y ante la represión que ha protagonizado el gobierno de Maduro contra las protestas en su contra.

“Es interés estratégico de Estados Unidos apoyar el restablecimiento de la democracia en Venezuela y trabajar con socios regionales para situar al país de nuevo en una senda de paz, prosperidad y estabilidad”, dijo Cardin.

Por su parte, Rubio enfatizó en los tiempos en que Venezuela era democrática y cómo el gobierno chavista acabó con ese paraíso.

Asimismo, expuso que Caracas “está utilizando la violencia y el derramamiento de sangre para suprimir y silenciar a los ciudadanos que hablan en contra de la corrupción del régimen y del abuso de los presos políticos”.

“Lo que la gente de Venezuela está pidiendo es bastante sencillo: elecciones libres y justas, requeridas bajo la constitución de ese país. Un retorno a la democracia representativa, la democracia que alguna vez tuvieron, y están pagando por estas peticiones con su sangre e incluso con sus vidas”, resaltó.