Legisladores cubanoamericanos del Partido Republicano no tardaron en reaccionar luego de las declaraciones del presidente estadounidense Donald Trump en su cumbre con el mandatario ruso, Vladímir Putin en Helsinki.

Ileana Ros-Lehtinen escribió en la red social Twitter: “Responsabilizar y culpar a los dos países [Estados Unidos y Rusia] es equivocado, indefensible. Llamemos esto como es: preferir la palabra de un tirano a la de nuestro propio jefe del Departamento Nacional de Inteligencia. Como muchas cosas, prefiero la inteligencia realizada por Estados Unidos”.

Trump culpó a su propio país y a Rusia por las malas relaciones entre ambas naciones y, además negó que Moscú interviniese en las elecciones presidenciales de 2016, recoge Diario Las Américas.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El presidente ruso también negó cualquier operación encubierta para influir en la campaña presidencial de EEUU.

El representante republicano por el distrito 25, Mario Díaz-Balart aseguró a través de un comunicado que “como lo han analizado nuestros expertos de inteligencia y el comité de inteligencia de la Cámara, Rusia interfirió en las elecciones de 2016, de la misma manera como lo ha hecho en las elecciones de sus vecinos. Alrededor del mundo, Rusia se encuentra a menudo en el lado opuesto de los intereses de Estados Unidos en áreas cruciales como Ucrania, Siria e Irán”.

Díaz-Balart también tuiteó: “debemos recordar que Rusia no es un aliado de Estados Unidos, y que aquellos responsables por los ataques a nuestras instituciones democráticas deben responder ante la ley”.

Por su parte Marco Rubio senador republicano aclaró que la política exterior debe estar basada en realidades, no en deseos, y “Rusia es un adversario”, luego aclaró que la interferencia del Kremlin en 2016 no benefició a Trump, sin embargo “no quiere decir no podamos lidiar con él [Putin] en otros temas. Pero no podemos olvidar que él siempre se aprovecha de las debilidades. Y si no reconocemos y castigamos lo que hizo, su siguiente ataque será más fuerte y mucho más dañino”.

Carlos Curbelo, el representante republicano por el distrito 26 resumió que la interferencia de los rusos en las elecciones presidenciales de 2016 “es un hecho [y] es inaceptable que el presidente de Estados Unidos no solo no diga nada al respecto mientras Vladimir Putin expresa ficciones, sino que también cuestione el duro trabajo y los hallazgos de la inteligencia estadounidense y los investigadores de las agencias policiacas”.

(Con información de Diario Las Américas)