Durante una fiesta por Saint Patrick’s Day en el Centro de Orlando unas personas ya pasadas de copas golpearon a patadas a un motociclista que transitaba por la calle.

El motociclista detuvo su moto de y de un solo golpe tiro a los dos que lo estaban atacando.

Entre las risas de los que estaban caminando por el lugar el motociclista se montó en su moto y se marchó.