El distrito escolar de Miami-Dade planea desplegar 100 guardias de seguridad desarmados adicionales en escuelas primarias y centros K-8 como parte de un esfuerzo continuo para reforzar las defensas después del tiroteo en la secundaria de Parkland.

El distrito también está contratando a 20 nuevos oficiales de recursos escolares armados, y se está asociando con el gobierno del condado y varios municipios para aumentar la presencia de la fuerza pública en las escuelas.

Las medidas de seguridad, anunciadas por el Superintendente Alberto Carvalho en la reunión de la Junta Escolar del miércoles, son las últimas de una serie de pasos que el distrito escolar tomó desde el tiroteo del 14 de febrero en Marjory Stoneman Douglas High School, que causó la muerte de 17 personas y 15 heridos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El distrito ya ha desplegado oficiales adicionales de recursos escolares en las escuelas secundarias y preparatorias para garantizar que todas las escuelas secundarias tengan presencia policial, comunicó Carvalho. Además, el distrito ha reducido el número de puntos de entrada en cada escuela, y ha ordenado a los maestros que mantengan las puertas de sus aulas cerradas durante el día.

Las escuelas secundarias también están en el proceso de requerir que el personal y los estudiantes usen identificaciones emitidas por la escuela en todo momento.

Según el Superintendente, “el miedo y la ansiedad en las mentes de los padres deben cumplirse con nuestra voluntad de escuchar, desplegar y garantizar la seguridad de nuestras escuelas, nuestros niños y aquellos que los enseñan todos los días”.

Algunos miembros de la Junta Escolar expresaron reservas sobre el pago de 100 guardias de seguridad desarmados adicionales, que se estima le costarán al distrito aproximadamente $ 1 millón, en lugar de usar el dinero para contratar a más oficiales de recursos escolares que porten armas.

Sin embargo, Carvalho hizo hincapié en que los guardias de seguridad son una “medida temporal provisional” hasta el final del semestre y dijo que era “logísticamente imposible” poner inmediatamente un oficial de policía en cada escuela.

Por lo que el distrito volverá a evaluar sus planes en cuanto a seguridad escolar, la nueva ley rubricada por el gobernador de Florida, Rick Scott facilita $ 400 millones en fondos para servicios de salud mental y seguridad escolar, así como reemplazar el edificio de la masacre.

(Con información de Miami Herald)