“De manera subsidiada”, el Gobierno comenzó a vender este lunes colchones y fogones de kerosene a los habitantes de Júcaro, uno de los pueblos devastados por el huracán Irma, según dio a conocer la oficial Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Se les ha dado prioridad a los hogares donde hay niños y ancianos, para distribuir inicialmente unos 200 colchones personales y 465 cocinas.

Por otra parte, las autoridades dijeron que se habilitó una tienda para el expendio de materiales de construcción y carbón, “a menos precio que el establecido” en Júcaro y Punta Alegre, otra localidad de Ciego de Ávila.

El Estado confirmó financiaría solo el 50% del precio de los materiales de construcción que se venderán a las personas cuyas viviendas resultaron devastadas de manera parcial o total.

Sobre la espalda de los damnificados queda buena parte del problema, que el mismo gobierno ha introducido al no compensar durante años el deterioro de las viviendas en el país.

Luego de la tragedia provocada por Irma, las autoridades han vendido comida elaborada y agua embotellada en la capital. La población se ha quejado de que el Estado no diera gratuitamente estos productos a familias que lo han perdido todo.

Incluso ha habido protestas en las zonas más afectadas durante los últimos días. En varios lugares de la capital, como en el municipio Diez de octubre, porque no restablecían el servicio eléctrico, ni el agua.



La hija del gobernante Raúl Castro, Mariela Castro Espín, alabó en Facebook esta venta de comida y agua embotellada a la población.

A pesar de la venta de todos estos productos de primera necesidad (comida agua, colchones, cocinas), el Estado en Cuba recibe cargamentos de donaciones de otros países.

Las donaciones han arribado a la isla desde diferentes países, como son República Dominicana, España, Reino Unido, China, así como de organizaciones gubernamentales como la ONU.

República Dominicana desembarcó en la isla, materiales de construcción como madera, carpintería de aluminio, clavos, cubiertas de techos de metal, alambre y plantas eléctricas portátiles.
España, por su parte precisó este lunes una primera aportación de 200.000 euros para materiales de respuesta a emergencias a través de la Cruz Roja cubana para contribuir a la recuperación de Cuba.

Tras esta ayuda se analiza el envío de 100.000 euros adicionales a través de la Federación Internacional de la Cruz Roja.



Cuba Solidarity Campaign (CSC) organización británica, dijo a Sputnik News que este lunes enviaría 10.000 libras (unos 13.500 dólares) a La Habana: una primera remesa de las “cientos de pequeñas donaciones” que ha recibido.

Este fin de semana, China también comunicó que donará a Cuba un millón de dólares en efectivo y el envío de materiales de primera necesidad como techos, colchones, frazadas, bombas de agua y luminarias, así como un barco de arroz que llegará al puerto occidental de Mariel a mediados del próximo mes.

Japón, Colombia, Surinam y Venezuela son otras de las naciones que también han querido apoyar y asistir a los cubanos, si llegará la asistencia a los que más lo necesitan es todavía una incertidumbre.
(Con información de Diario de Cuba)