La única sobreviviente del accidente aéreo ocurrido en La Habana recientemente, Mailén Díaz Almaguer se encuentra en estado crítico con posibilidad de complicaciones en el séptimo día de tratamiento intensivo.

La joven de 19 años tiene un pronóstico reservado, de acuerdo a un parte médico ofrecido al mediodía de este viernes por el doctor Carlos Alberto Martínez Blanco.

Según el director del Hospital Universitario General Calixto García, donde se encuentra hospitalizada Mailén Díaz, dijo que la joven evoluciona hacia la estabilidad sistémica, a partir de la respuesta favorable a las acciones terapéuticas efectuadas, dio a conocer la ACN (Agencia Cubana de Noticias).

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Según las prioridades, como el mantenimiento de la función respiratoria y el equilibrio del medio interno, la evolución de la paciente ha permitido continuar con el cumplimiento, por etapas, de la estrategia de tratamiento integral.

El directivo comentó que las acciones se dirigen al control estable de la función cardiovascular, así como al abordaje oportuno de las lesiones producidas como consecuencia de la severidad del trauma y sus complicaciones.

A cargo de la atención de Díaz Almaguer está un equipo multidisciplinario que está al tanto de la evaluación sistémica, para la toma oportuna de las decisiones, en correspondencia con la situación clínica que la interna presente.

La sobreviviente fue trasladada al Hospital Calixto García en la tarde del viernes 18 de mayo, luego de la tragedia del Boeing 737-200 que cubría la ruta La Habana-Holguín, de las 113 personas a bordo sólo Mailén Díaz continúa con vida.

Junto a la chica de 19 años también fueron ingresadas otras dos mujeres que sobrevivieron, una estudiante de 23 años, Grettel Landrove, la primera en fallecer, el pasado lunes; y en la madrugada de este viernes, murió Emiley Sánchez de la O.

Desde 1979 que se fabricó, volaba el Boeing 737-200 arrendado por Cubana de Aviación a una aerolínea mexicana, la aeronave se estrelló poco después del despegue en una zona de cultivos cercana al Aeropuerto Internacional José Martí de la capital cubana.

Expertos de EEUU y México trabajan junto a autoridades de la Isla para investigar las causas del siniestro.

(Con información de Diario de Cuba)