Lo que parece ser un cuento de hadas, puede tornarse una pesadilla, evidentemente la duquesa de Sussex y el príncipe Harry necesitarán que su amor supere todas las pruebas que les depara el futuro, sin apagarse.

Un reportaje de El Nuevo Herald, recoge que a la ex actriz Meghan Markle ahora esposa del duque de Sussex después “de su boda de ensueño le esperan seis meses de tediosa instrucción”.

La reina de Inglaterra Isabel II ha impuesto a la nueva duquesa norteamericana clases de protocolo para “perfeccionar” de acuerdo al diario miamense, “aspectos propios de la realeza”.

Samantha Cohen, la secretaria privada de la reina será la encargada de instruir a Meghan, ahora esposa del príncipe.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Pertenecer a la realeza no es cosa fácil, entre las reglas de ser un miembro de la familia real está prohibido hacer selfies, pintarse las uñas de color oscuro, firmar autógrafos, hacer uso de las redes sociales, vestir minifaldas, cruzar las piernas en público o llegar tarde.

La duquesa de Sussex será asesorada por “Samantha la Pantera” como llama la prensa británica a la australiana en su residencia, el palacio de Kensington.

De acuerdo a la monarca, se debe pulir la imagen de Meghan como esposa de un Winsor.

“Serán seis meses de escucha. Está buscando consejos de una variedad de personas, va a proceder con humildad. Sin embargo, no va a ser nada tranquilo”, en referencia a lo que significará para la ex artista, reveló una fuente citada por The Times.

Alexandra Messervy, directora ejecutiva de The English Manner en declaraciones a la revista InStyle dijo que “en términos de etiqueta, puede haber algunos consejos sobre tradiciones británicas: como fiestas de té y banquetes formales”.

(Con información de El Nuevo Herald)