Para los cubanos ni la celebración de Navidad, ni el festejo del 31 de diciembre para despedir el año viejo, y recibir el nuevo, es fácil, después de todo, hace 58 años la situación de Cuba se complejizó, como una madeja que nadie sabe cómo desanudar.

Para esta Nochebuena, muchas familias intentaron conseguir los insumos básicos, y se encontraron con escasez, y elevados precios. Ahora el panorama para celebrar el fin de año, parece ser muy similar.

Una señora que intentaba comprar frijoles y ensalada para el 31, dijo: “Tremenda apretadera. Ahora lo poco que hay se pierde y los precios suben mucho más”.

Para Navidad, el pavo se vendió en divisa, con un precio de 25 a 40 CUC, de acuerdo al peso, para los nacionales es un lujo, cuando el salario promedio en Cuba no excede los 30 dólares mensuales.

Los particulares vendieron guanajos vivos, a un costo de 30 y 40 CUC, igualmente excesivo para los antillanos.

Agustina de 40 años, vendedora de hortalizas comentó: “Si el Estado no baja los precios, claro que los particulares tampoco lo harán”.

Una rebaja en los mercados Ideales, que ofertaba carne de cerdo a 17 pesos la libra, ocasionó colas enormes, en mucho casos vigiladas de cerca por la PNR (Policía Nacional Revolucionaria).

Uno de los comercios que contó con fuerte presencia policial, fue la tienda Variedades de Monte, en Centro Habana.

El día 23 rebajaron la carne de cerdo, pero su apariencia no era la mejor, con un visible color verduzco, tenía mal olor.

La oferta en otros mercados donde el producto se veía en mejor estado, no duró más de un día. Por otra parte, la demanda de la población excedía la oferta.

“Lo que pasa también es que muchos carniceros venden parte de la carne, sobre todo las piernas, en puestos de cuentapropistas, a 35 pesos la libra. Ahí sacan el dinero y se quedan con algo extra”, explicó Carmelo de Centro Habana.

A los particulares se les agotó la carne, aun manteniendo los precios de 30 a 45 pesos la libra; los frijoles se encontraban a 25 pesos la libra, y las viandas se encarecieron hasta 10 pesos la libra.

Los precios habituales fueron reservados para productos cárnicos ahumados, queso, galleta, rones y cervezas.

Sin embargo, el director de ventas de la corporación CIMEX, Julio Vázquez, dijo al diario oficial Granma, para la edición del 19 de diciembre, que se garantizaría un módulo especial en sus tiendas; la oferta de la que habló el funcionario nunca se vio para Navidad.

La población notó escasez en la oferta de productos como manzanas, turrones, sidra y aceitunas, no obstante los vinos, cervezas, refrescos y turrones se vendieron al precio de siempre.

Un funcionario de alto rango en la corporación, contradijo el reporte del Granma: “CIMEX no ha establecido bajar precios de bienes de consumo o realizar módulos”. “Se piensa que para el día 30 podamos hacerlo, pero aún no está decidido”, aseguró el directivo que pidió anonimato.

La prensa estatal fabrica datos, y diversas mentiras para apuntalar al castrismo, esto ha sucedido durante años, y se infiere seguirá sucediendo, mientras los rancios militares tengan el poder.

(Con información de Diario de Cuba)