De acuerdo a la prensa estatal cubana, el régimen ha otorgado en un mes 4.700 créditos bancarios a damnificados por el huracán Irma por la cantidad de 13.200.000 pesos cubanos, que se traducen en unos 500.000 dólares.

“Las solicitudes de créditos se incrementan diariamente” y los préstamos se han suscrito inclusive “en 24 horas”, dice Irma Margarita Martínez, presidenta del Banco Central de Cuba.

El Estado cubano ha autorizados estos créditos para los damnificados a partir de 300, el equivalente unos 12 dólares, con una tasa de interés del 2,5% y un término de devolución de hasta 15 años.

Según los datos, como promedio, los créditos bancarios andan por los 100 dólares.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La prensa rusa indica que tras el paso de la tormenta Irma en septiembre “al menos 11.689 personas continúan en los albergues”.

Sputnik News señala que a pesar de que el sistema eléctrico “se restableció en un 98% de la Isla, las líneas telefónicas todavía presentan dificultades y hay escasez de agua potable”. Estos datos provienen de un informe de Cáritas Cuba.

Esta institución de la iglesia católica en la Isla actualizó información en su página web sobre la labor que ha efectuado durante septiembre para apoyar a los damnificados a través de su red nacional de emergencia.

Cáritas Camagüey registró 24.000 viviendas con derrumbes (totales y parciales) y averías en los techos; pérdidas en la agricultura y en las granjas avícolas, donde murieron 18.760 aves; y daños en siete centrales azucareros.

Las regiones más perjudicadas en Camagüey, fueron los municipios Esmeralda, Nuevitas y Sierra de Cubitas, la institución católica ha llevado diversos suministros de alimentos, productos de higiene y velas, por la falta de electricidad y agua en esas zonas.

Además de “brindar una comida diaria en varios lugares (en la zona de Esmeralda a las poblaciones de Esmeralda, Jiquí, Jaronú, Lombillo y Palma City; en Sierra de Cubitas al poblado de Imías; y en Nuevitas, a la ciudad cabecera y el poblado de Redención)”.

De igual modo distribuye leche en polvo, artículos de aseo, ollas, carbón y sábanas.

Mientras tanto en Ciego de Ávila, las zonas más afectadas son Morón, Chambas, Violeta, Venezuela y Bolivia. En estos sitios se contabilizan más de 22.000 hogares dañados.

A finales de septiembre, Cáritas había distribuido unos 1.520 módulos de aseo a las familias perjudicadas, 589 módulos de alimentos, así como ropa para las personas.

“En Ciego de Ávila también se ha aplicado la fórmula de los servicios de comedores emergentes, proveyendo de carbón e insumos a familias voluntarias dispuestas a cocinar para su vecindad. Desde el comienzo de la emergencia hasta fines de septiembre se han cocinado más de 3.300 raciones para las comunidades de Morón, Júcaro, Fallas y Punta San Juan”, comunica en su sitio web Cáritas Cuba.

La organización en Santa Clara y Sancti Spíritus asiste a ocho municipios damnificados, el más vulnerable Yaguajay, con unas 7.000 casas afectadas.
Según los datos de la organización católica hay al menos 100.000 personas damnificadas entre Santa Clara y Sancti Spíritus.

En la capital, Cáritas advierte que 320 núcleos familiares resultaron beneficiados con módulos de alimentos, aseo y otros víveres.

En Guantánamo, alrededor de unas 30 familias se quedaron sin viviendas, y otras 92 sufrieron daños en techos y paredes, y unas 50 quedaron dañadas las cubiertas de sus casas.

Por otro lado en Cienfuegos, hubo 51 derrumbes totales y diez parciales. Cáritas Cuba también ha apoyado fuertemente en esta provincia.
“Muchos poblados (de Cienfuegos) pasaron hasta seis días sin electricidad e incomunicados, con una situación alimentaria muy difícil”, de acuerdo a la organización.

“A casi un mes del paso de Irma, nos adentramos en una fase donde las ayudas primarias (las de mitigar el hambre y la sed) van siendo sustituidas por pasos más contundentes. Ahora comienzan a llegar la ropa y zapatos, los utensilios de cocina, comenzamos a pensar en colchones y techos, a dialogar con el Gobierno para buscar la posibilidad de importaciones”, acota la institución católica.

(Con información de Diario de Cuba)