La orden ejecutiva del presidente Donald Trump el miércoles, que puso fin a la práctica de separar a los niños de sus padres inmigrantes ilegales a lo largo de la frontera suroeste, no abordó el destino de más de 2.000 niños que ya están bajo custodia.

Horas después de que el presidente emitió la directiva en la Casa Blanca, no había indicios de que los niños detenidos, algunos de ellos bebés y niños pequeños, se reunieran de inmediato con sus padres.

Un funcionario familiarizado con el alcance de la orden del presidente dijo que la directiva solo se aplica a los casos nuevos que involucran niños que llegan a los Estados Unidos, con padres o tutores inmigrantes ilegales.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El funcionario que no está autorizado a comentar públicamente dijo que la orden es completamente prospectiva y que los niños que ya estaban detenidos permanecerían mientras sus padres fueran juzgados.

La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios de USA Today.

Pero la orden de Trump, destinada a aliviar una crisis humanitaria cada vez más profunda en la frontera, solo pareció plantear preguntas adicionales sobre cómo se implementaría la política y quién estaría cubierto por ella.

Los líderes demócratas en los comités de Seguridad Nacional y Judicial de la Cámara emitieron un comunicado la noche del miércoles pidiendo a la Casa Blanca que aclare aún más su directiva.

“Estamos preocupados de que en medio de toda la fanfarria de la ceremonia de firma televisiva de Donald Trump no hubo ni una sola mención de cómo los más de 2.000 niños se reunirán con sus familias”, dijeron los representantes Jerry Nadler de Nueva York y Bennie Thompson de Mississippi. una declaración conjunta. “En la actualidad, los niños están detenidos en instalaciones que a menudo están en extremos opuestos del país con sus padres, y parece que no hay un sistema para reunir a estas familias”.

Los legisladores dijeron que los niños ya enfrentan “un trauma grave por la separación de la familia y también por la detención prolongada”.

La nueva orden emitida por Trump, que cedió a la creciente presión de su propio partido y miembros de su propia familia, permitiría que las familias de inmigrantes ilegales detenidas permanezcan juntas mientras sus padres son remitidos para su enjuiciamiento por cargos de entrada ilegal.