En el trimestre julio-septiembre, la economía estadounidense ha crecido a una tasa anual de 3,3%, impulsada por un aumento de las inversiones empresariales, el crecimiento se considera el más acelerado en tres años.

El miércoles, el Departamento de Comercio valoró que el crecimiento en el tercer trimestre de 2017 excedió la expansión anual de 3% que se había reportado en el mes de octubre.

A pesar del paso de dos devastadoras tormentas, como Irma y Harvey, la expansión ha sido la mayor del PIB (producto interno bruto) desde el 5,2% en el tercer trimestre de 2014.

La economía en Estados Unidos se beneficia de un aceleramiento del crecimiento global, y un consolidado mercado de empleo que respalda los gastos de los consumidores, aunado a una caída en el valor del dólar ante otras monedas, lo que abarata los productos estadounidenses en el exterior.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Entre julio y septiembre, las inversiones de negocios se incrementaron a una excelente tasa anual de 7,3%, el cual ha sido el mayor aumento desde finales de 2016.

Donald Trump, arribó en enero a la Casa Blanca con la promesa de lograr un crecimiento anual superior al 3 % enaltecido por un ambicioso plan que supondría la mayor reforma fiscal del país en varias décadas y recortaría los impuestos a las empresas y a muchos estadounidenses.

(Con información de Mundo Hispánico y Expansión)