Una muy mala noticia para Cuba ha sido el mal desempeño en la industria azucarera de la Isla este año, aunado a otros problemas de desabastecimiento y escasez como resultado de la crisis que experimenta el aliado económico y político del país comunista, Venezuela.

La mayoría de los 54 centrales azucareros ha cerrado en la Isla, por las lluvias, la producción ha caído drásticamente un 40%, se ha registrado su más bajo nivel en más de un siglo.

La situación podría forzar a las importaciones y reformas en el sector, declaran medios oficiales y fuentes de la industria azucarera.

Independientemente del mal clima, expertos y funcionarios locales creen que el desastre del desempeño de esta temporada está también relacionado con las fallidas reformas y la descapitalización del sector, poniendo de manifiesto los desafíos que enfrenta Cuba, que debe actualizar su economía, apunta Martí Noticias.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Miguel Díaz-Canel por encargo del gobernante del Partido Comunista, Raúl Castro debe realizar una serie de reformas para que la economía estatal sea eficaz, revelaron fuentes internas.

En 2011 el país comunista eliminó el ministerio azucarero, y conformó AZCUBA, grupo estatal.

Martí Noticias señala que la producción se mantiene muy por debajo de los 8 millones de toneladas producidas en 1990, previo al colapso de su exbenefactor, la URSS desintegrada el siglo pasado.

Cuba buscaba producir 1.6 millones de toneladas de azúcar esta temporada, en comparación con 1.8 millones de las cosechas anteriores a causa de los daños causados por el huracán Irma en septiembre pasado.

Esa cifra se redujo a 1.3 millones de toneladas, por fallas al empezar la cosecha, pero en la actualidad la producción está calculada en 1.1 millones de toneladas de azúcar.

El país lucha con la escasez de efectivo relacionado al colapso económico de su aliado Venezuela, además se enfrenta al retroceso de las relaciones entre Cuba y EEUU, estos factores y muchos más tiene que afrontar con urgencia el nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El sector azucarero en la Isla también contribuye a la producción de electricidad y derivados como el ron; el país consume entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar anualmente, y tiene un convenio para vender 400.000 toneladas al año a China.

En cuanto a las importaciones y reformas, según comerciantes locales, Cuba ya ha exportado azúcar, por lo que podría tener que importar suministros.

Mario González, director de AZCUBA en la provincia oriental de Holguín habló el mes pasado sobre la importancia de cumplir con el plan.

El funcionario indicó que “en gran parte es la única forma en que el país puede evitar gastar cantidades considerables de dinero, importando azúcar para satisfacer nuestra demanda”.

La Isla pronosticó una ambiciosa producción anual cercana a los 3 millones de toneladas de azúcar cuando creo AZCUBA.

Álvarez Padilla, director de AZCUBA en Camagüey dijo a la prensa esta semana que la cosecha había terminado en 76.000 toneladas, muy por debajo de las 145.000 planificadas.

Padilla culpó “a las pobres reparaciones de la industria y equipos agrícolas, la falta de disciplina tecnológica, los errores operacionales, la falta de caña, y otros problemas subjetivos”.

Por otra parte un experto que pidió no ser identificado mencionó que el clima había sido sólo una parte del problema, que el mal desempeño ha tenido que ver con “las reformas” que “han dado lugar a una descentralización significativa y hay descapitalización y falta de inversión extranjera en el sector”.

(Con información de Martí Noticias)