(EFE). Un juez federal de Hawái bloqueó el 17 de octubre temporalmente el tercer veto migratorio impuesto por el presidente Donald Trump, cuya entrada en vigor estaba prevista para este miércoles, por considerarlo discriminatorio.

El nuevo veto, proclamado el 24 de septiembre pasado, impide de manera indefinida la entrada a EEUU de la mayoría de ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad y Corea del Norte, así como a ciertos funcionarios de Venezuela y sus familiares, si bien la orden del juez no afecta a estos dos últimos países.

El magistrado Derrick Watson, de Honolulú, emitió el dictamen en respuesta a una demanda presentada por el estado de Hawái, por una mezquita de la citada ciudad, un imán y por dos residente de ese estado con familiares en los países afectados.

Por otra parte, Derrick mantuvo el veto al ingreso de funcionarios de Venezuela y Corea del Norte a territorio estadounidense

La polémica medida del presidente “sufre precisamente los mismos problemas que su predecesor: carece de suficiente base para mantener que la entrada de más de 150 millones de nacionales de los seis países especificados sería perjudicial para los intereses de EEUU”, explicó Watson.

El 18 de octubre era el día que marcó Trump para la implementación de su nuevo veto, pero ahora no podrá entrar en vigor en lo que se refiere a los seis países de mayoría musulmana, aunque es previsible que el Gobierno interponga un recurso contra la orden del juez.