Un juez federal le otorgó a AT&T una amplia victoria el martes y aprobó su adquisición de Time Warner por 85.000 millones de dólares, un acuerdo que promete remodelar la industria de los medios.

Después de un juicio de seis semanas, el juez Richard Leon dictaminó que el gobierno no había podido probar que el acuerdo viola la ley antimonopolio.

El juez, utilizando un lenguaje inusualmente fuerte, desanimó al Departamento de Justicia de pedirle que suspendiera la decisión mientras consideraban una apelación. Dijo que tal pedido sería “manifiestamente injusto” porque tendría el efecto de matar la adquisición.

AT&T prometió cerrar el trato antes del 20 de junio, creando una central eléctrica que unirá las películas y los programas de televisión de Time Warner con el enorme sistema de distribución de AT&T, que incluye redes de cable, satélite y teléfono celular.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El acuerdo fue anunciado en octubre de 2016. El Departamento de Justicia demandó en noviembre de 2017 para detenerlo, argumentando que dañaría la competencia y aumentaría los precios para los consumidores.

AT&T dijo que necesitaba Time Warner para sobrevivir en un panorama de medios rápidamente cambiante, especialmente para competir contra jugadores como Netflix y Amazon.

El juez tenía la opción de rechazar el trato o exigir ciertas condiciones, incluyendo que AT&T vendiera algunos de los activos de Time Warner. Pero él firmó el acuerdo sin condiciones.

“El Gobierno no ha cumplido con su carga de la prueba para demostrar que la fusión probablemente resultará en una disminución sustancial de la competencia”, escribió en su decisión.

CNN es propiedad de Time Warner.

Makan Delrahim, el principal funcionario antimonopolio del Departamento de Justicia, dijo que el gobierno estaba decepcionado con la decisión y que “consideraría los próximos pasos”.

“Seguimos creyendo que el mercado de televisión de pago será menos competitivo y menos innovador como resultado de la fusión propuesta entre AT&T y Time Warner”, dijo en un comunicado.

El principal abogado de AT&T y Time Warner, Daniel Petrocelli, dijo ante el tribunal que las compañías estaban satisfechas y aliviadas.

“El caso es un testimonio de la sabiduría de esta combinación de estas dos grandes compañías y cómo beneficiará a los consumidores para las próximas generaciones”, dijo a los periodistas.

La decisión del juez probablemente será vista por los gigantes tecnológicos y de telecomunicaciones como una luz verde para perseguir una serie de importantes adquisiciones de medios.

Se espera ampliamente que Comcast presente una oferta dentro de unos días por parte de 21st Century Fo. Eso establecería un enfrentamiento con Disne, que ya ha presentado una oferta por esos activos. Las acciones de Fox subieron más de 6% en las operaciones posteriores al cierre de la jornada tras la decisión.

“Brian Roberts y el equipo de Comcast tienen autorización para presentar ofertas”, dijo Rich Greenfield, analista de BTIG Research, a CNNMoney luego de la decisión. “La pregunta es si Disney está listo”.

Un portavoz de Comcast se negó a comentar.

Algunos de los principales ejecutivos de AT&T viajaron a Washington para el anuncio. El presidente ejecutivo de AT&T, Randall Stephenson, permaneció en la sede de la compañía en Dallas, y se enteró de la decisión cuando el abogado general de AT&T, David McAtee, lo llamó, dijo un vocero.

El acuerdo de Time Warner es un logro crucial para Stephenson, que considera que AT&T compite con Google, Facebook, Netflix y otros gigantes de Silicon Valley.

El CEO saliente de Time Warner, Jeff Bewkes, también se enteró de las noticias de una llamada telefónica, y se sintió aliviado y muy contento con el veredicto, dijo un vocero.

AT&T anunció planes para adquirir Time Warner el 22 de octubre de 2016. Ese mismo día, Donald Trump, entonces candidato a presidente, prometió que su administración bloquearía el trato.

“Como ejemplo de la estructura de poder contra la que estoy luchando, AT&T está comprando Time Warner y, por lo tanto, CNN, un trato que no aprobaremos en mi administración porque es demasiada concentración de poder en manos de muy pocos”, dijo.

Más de un año después, el Departamento de Justicia de Trump demandó para detener el trato.

El gobierno alegó que un AT&T-Time Warner combinado tendría demasiada influencia en las negociaciones con los distribuidores de televisión, lo que perjudicaría a los competidores, dañaría la innovación y podría generar un aumento en los precios de los cables para los consumidores.

AT&T y Time Warner dicen que la compañía combinada puede aprovechar los datos de los espectadores para mejorar el contenido y vender anuncios más orientados, que según afirman podrían ayudar a reducir los precios para los consumidores.

Durante el juicio, el juez escuchó a docenas de testigos, incluidos Stephenson y Bewkes.

Inicialmente, AT&T y Time Warner planearon usar una defensa de “aplicación selectiva”, alegando que la administración estaba bloqueando el acuerdo debido a la aversión de Trump a la CNN.

Pero Leon bloqueó el descubrimiento de ciertas comunicaciones de la Casa Blanca que AT&T y Time Warner estaban buscando, y las compañías dejaron de lado esa defensa y decidieron litigar el caso por puro argumento antimonopolio.