La familia de Josh Holt, ex misionero mormón estadounidense pidió el lunes al régimen de Nicolás Maduro que liberase al joven, según El Nuevo Herald.

Holt está detenido en Venezuela desde hace más de un año; y ha dado a conocer en un mensaje de audio grabado en una cárcel de ese país, que su salud se encuentra deteriorada.

“Estoy muy mareado y no puedo pensar, me duele mucho el estómago. Me duele mucho y no sé qué hacer. Nunca me he sentido tan mal”, se le escucha decir en un mensaje de voz donde suena débil y con temor.

En un comunicado la familia del estadounidense informa: “Josh Holt está delicado de salud, por eso pedimos que Venezuela lo libere de inmediato por razones humanitarias. Nuestros líderes en el gobierno federal [deben] duplicar sus esfuerzos por traerlo a casa antes que sea demasiado tarde”.

El Departamento de Estado y la familia del joven piensan que en la prisión no se ocupan del estado de salud del ex misionero.

Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado, dijo la semana pasada: “Seguimos muy preocupados por su salud y bienestar. El empeoramiento de su estado de salud ha sido exacerbado por las demoras en las autoridades venezolanas en darle el tratamiento médico necesario. Algunas veces le han bloqueado el tratamiento completamente”.

En junio, la madre del estadounidense dijo que el joven había perdido 50 libras, y que a causa del estrés se le caía el cabello.

El ex misionero fue arrestado en Caracas el 30 de junio del 2016, inculpado de ocultar dos fusiles automáticos, y una granada en la casa que compartía con su prometida, Thamara Caleño, y los hijos de esta.

Un testigo del suceso, dice que la policía colocó el armamento en la vivienda, y que fue una trampa.

El estadounidense permanece preso en el Helicoide, una cárcel de Caracas.

(Con información de Cubanet)