Para este viernes 9 de marzo, los Marlins planean colocar un par de placas que recordarán a dos figuras prominentes del béisbol que ya no están entre nosotros, José Fernández y Rafael “Felo” Ramírez.

En el caso de “Felo” fue parte de una época que definió parte de lo mejor que la organización de Grandes Ligas ha tenido en su historia.

Derek Jeter, director ejecutivo y dueño minoritario de la franquicia, un día antes de que comiencen los entrenamientos de primavera, había confirmado se honraría la memoria de Fernández, y dijo estar consciente de lo que el joven lanzador, que murió en un accidente en 2016 significaba para la comunidad.

“Los Marlins han sido afortunados de tener individuos muy talentosos dentro de la organización durante muchos años. José en el terreno y Felo en la cabina de transmisión, ambos dejaron un legado perdurable. Queremos recordarlos con placas en la Plaza Oeste para nuestros aficionados y miembros de la familia del club. Sus historias vivirán en nuestros corazones y en nuestra comunidad”, dijo Jeter a El Nuevo Herald.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Maritza la madre del pelotero cubano acompañada del director ejecutivo de los Marlins, acudió el miércoles para llevarse las pertenencias del pitcher que todavía permanecían en las instalaciones donde él le diera tanta alegría a los aficionados.

Cuando el joven de 24 años falleció, era reconocido como uno de los mejores talentos del pitcheo en Grandes Ligas, además de tener un carisma innegable.

Su abrupto deceso en la Bahía de Miami, truncó el proyecto de futuro del equipo y llevó a la ciudad a días de luto y homenajes espontáneos como el de la columna de la Plaza Oeste con miles de firmas y frases de amor, como prueba del cariño de la ciudad del exilio.

Para “Felo”, miembro del Salón de la Fama del Béisbol, y fallecido en agosto del pasado año, se trata de otra manera más de salvaguardar su legado, luego de que una calle cercana al estadio fuera bautizada con su nombre.

Ramírez con su singular manera de narrar acostumbró a varias generaciones de cubanos y latinos en general, su carrera despuntó en la década del 40 del siglo pasado, y lo llevó a diversas partes del mundo.

Desde que Ramírez llegó a los Marlins su voz describió cada jugada del equipo, incluso los triunfos en las Series Mundiales de 1997 y 2003.

Con el fin de preservar la memoria de ambas figuras, los Marlins han querido rendir tributo conjuntamente a estas dos personas que tuvieron una relación de cariño y complicidad.

Cuando Fernández murió, aún Felo vivo expresó: “es como si hubiera perdido un hijo, alguien muy cercano a mí. El siempre me buscaba para comentarme algo o bromear conmigo. A pesar de nuestras edades y vidas diferentes, siempre estuvimos muy cercanos”.

(Con información de El Nuevo Herald)