Jim Mattis, Secretario de Defensa estadounidense, pidió a sus tropas que “estén listas” para fortalecer así la diplomacia y que estudien la Guerra de Corea, concluida en 1953.

Mattis frente a un grupo de soldados y aviadores en Fort Bragg, Carolina del Norte, durante una gira por diferentes bases de las Fuerzas Armadas antes de la Navidad, dijo: “Mis buenos y jóvenes soldados, la única forma en que nuestros diplomáticos puedan hablar con autoridad y credibilidad es si nosotros estamos listos”.

Según reportó la agencia AP, el Secretario de Defensa comentó: “Las nubes de tormenta se están concentrando” sobre la península coreana.

Sobre la Guerra de Corea, entre 1950 y 1953, Mattis sugirió a los uniformados estudiarla, y “saber qué falló aquella última vez es tan importante como estar preparados ahora, así tendrán un aviso. Saben a lo que me refiero, deben estar listos”.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El representante del Gobierno norteamericano repitió que la vía diplomática es la correcta para resolver el conflicto, que no espera que el dictador norcoreano, Kim Jong-Un ataque durante los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizaran en febrero de 2018, en Corea del Sur.

“No creo que Kim sea tan estúpido como para enfrentarse al mundo entero matando a sus atletas”, indicó.

Sin embargo, Mattis con una fructífera carrera como militar sabe que hay que estar preparado para todo, y que con los regímenes totalitarios no se puede estar confiado.

Pyongyang realizó numerosas pruebas de misiles balísticos y un ensayo nuclear en 2017, provocando a Estados Unidos y a sus aliados a entrar en una guerra sin precedentes, y que puede acarrear consecuencias devastadoras para el orbe.

Aunque no existe unanimidad en la vía elegida para solucionar el conflicto, la comunidad internacional en su totalidad condenó las provocaciones del régimen norcoreano y el Consejo de Seguridad de la ONU votó la semana pasada su última resolución imponiendo sanciones a Corea del Norte.

No obstante, la administración Trump mantiene su amenaza de una acción militar, si la diplomacia llegase a fracasar, y en correspondencia realiza de manera regular ejercicios militares en la península.

(Con información de Infobae)