Ivanka Trump, la hija del presidente estadounidense Donald Trump, recibirá una oficina en la Casa Blanca donde funciona el gobierno, aunque no será oficialmente una empleada federal.

Ivanka Trump no será considerada un empleado federal y no recibirá un salario, sino que recibirá un dispositivo de comunicaciones emitido por el gobierno, además de su oficina, “para proteger los registros gubernamentales y cualquier información a la que pueda tener acceso”, de acuerdo con Altos funcionarios de la Casa Blanca y fuentes cercanas a ella. Su autorización le permitirá recibir información clasificada.

Ver Más
Trump recorta el presupuesto en ayuda internacional y lo aumenta en defensa

El marido de Ivanka Trump, Jared Kushner, ya trabaja como asesor principal del presidente. En enero, él también dijo que no recibiría un salario por su trabajo en la Casa Blanca.