Acompañada de la secretaria de Prensa del gobierno, Sarah Sanders, y Allison Hooker, la nueva directora para Corea en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, llegó este viernes Ivanka Trump a Corea del Sur como parte de una ofensiva de encanto en los días de cierre de los Juegos Olímpicos de ese país en 2018, reportó CNN.

La hija mayor del presidente de los EEUU, Donald Trump asistirá a la ceremonia de clausura este domingo en la noche.

Dado la diferencia de huso horario, ya nos llegan imágenes de la cena de Ivanka con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in en su residencia, la Casa Azul.

“Gracias, el Presidente Moon y la Primera Dama Kim por su cálida hospitalidad y la cena muy especial en la histórica Casa Azul, que marca el comienzo de nuestra visita a Corea del Sur”, escribió la hija de Trump en Instagram.

Ivanka dijo a los reporteros al llegar a Seúl, que esperaba animar a los deportistas estadounidenses al final de los Juegos de invierno.

“Es un gran honor estar aquí en Corea del Sur con la delegación de Estados Unidos. Estamos muy, muy emocionados de asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno 2018, para animar al equipo de Estados Unidos y reafirmar nuestro fuerte y duradero compromiso con la gente de la República de Corea”, declaró.

Su padre, el presidente Trump dijo que la visita de Ivanka servirá para reafirmar el compromiso de Estados Unidos con la “máxima presión” sobre Corea del Norte para su desnuclearización.

Analistas revelan que la misión de Ivanka es apoyar las relaciones diplomáticas con Corea del Sur, por lo que opinan es un viaje estratégico.

(Con información de CNN)