El luchador estadounidense Tywan Claxton protagonizó uno de los nocauts más brutales del 2017 con el que venció a su compatriota Jonny Bonilla-Bowman en su debut dentro del Bellator 186.

El combate sólo duro 90 segundos, el mismo tiempo que tardó en recuperar la conciencia el peleador derrotado.