Oficiales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas irrumpieron en una corte del condado Harris, en Texas, y le colocaron grilletes en las piernas a David Ochoa, de 24 años, reporta The Houston Chronicle.

“Ni siquiera me mostraron una orden (de detención)”, aseguró Ochoa, quien fue confundido con un popular pandillero que ha sido deportado dos veces y estaba siendo buscado nuevamente por las autoridades.

Cuando los oficiales pretendían llevar a Ochoa a uno de sus centros de detención pata tomarle las huellas dactilares y procesarlo por el delito de volver a ingresar a Estados Unidos, su abogado, Neil Davis, se opuso y pidió la intervención del juez estatal de distrito Hazel Jones, quien pidió que primero se comprobara su identidad.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Tenían al tipo equivocado. Fue detenido por un crimen que no cometió y por un delito que ICE podría haber determinado fácilmente que no cometió. Esto es algo que esperarías de una dictadura, no del gobierno de Estados Unidos”, dijo Davis.